D. Andrés de Cabrera


                      
      El trono de Cabrera se halla en la familia de lis Gilbaja ( o Gil Baja) que luego se transformó en Gibaja.
      Don Gonzalo Díaz de Gibaja se estableció en Madrid, fundando su Casa en la Parroquia de San Miguel. Casado con Elvira Fernández, hija de Lope Fernández. En 1.346 fue nombrado uno de los doce Regidores para el gobierno de Madrid por Alfonso XI.
 
       Falleció en Cuenca en 1.391 habiendo otorgado testamento en esta ciudad el 24 de Septiembre de tal año, ante el escribano D. Francisco González de Villalba, y según se desprende de tal documento dejó su apellido de Gijaba, llamándose Gonzalo Díaz de Madrid.
 
     Hijos suyos fueron Sancho Gijaba y Lope González fallecido en 1385 en la batalla de Troncoso contra los portugueses; nombró heredero al primero y a Lope López, hijo del segundo. Lope López de Madrid figura entre los hijosdalgo de Cuenca en la que testó el 21 de Octubre de 1.414 ante el escribano Garci Fernández. Casó con Leonor López de Cetina y tuvieron los siguientes hijos: Pedro López de Madrid, Fernando de Madrid, Constanza, María y Juana. Pedro López de Madrid ejerció de Alcalde de Cuenca en 1.465 y 1.466. Casó con Dª María Alonso de Cabrera y testó en Cuenca el 22 de Agosto de 1470 ante el escribano D. Alonso Nuñez
 
     Nació en Cuenca en 1430, hijo de D. Pedro López de Gibajal y Dª. María Alonso de Cabrera. Enrique IV lo nombró Camarero y Mayordomo Real, por estimar en él su nobleza y lealtad, y en 1467 Alcaide del Alcázar de Segovia. Financiero, político, noble y militar castellano de ascendencia judeoconversa; mayordomo, consejero y tesorero del rey Enrique IV de Castilla. Estaba emparentado con el segoviano Abraham Senior, rabino mayor de Castilla y recaudador de impuestos, con el que mantuvo estrechas relaciones económicas y políticas conformando un grupo de notables entre los que también figuraba el Contador Mayor Alonso de Quintanilla; uno de cuyos proyectos fue la formación de la Santa Hermandad. Algunas fuentes les califican de partido burgués defensor de los intereses de las ciudades artesanas del centro de Castilla, gobernadas por un patriciado urbano proveniente de la baja nobleza y la burguesía. Partidario de Isabel la Católica en la Guerra de Sucesión Castellana. Su esposa (desde 1467), Beatriz de Bobadilla, era uno de los personajes más influyentes de la corte, por su proximidad y amistad con la reina, ("Después de la Reina de Castilla, la Bobadilla") desde la infancia de la entonces princesa Isabel, hermanastra del rey Enrique; fue decisiva en el acercamiento de Andrés al partido isabelino y en la carrera política de éste.
 
     El Rey, además de nombrarle tesorero de Segovia y Cuenca (1465), le confió el cargo de Justicia Mayor de la ciudad de Segovia (1468) y el de Alcaide del Alcázar de Segovia (1470), un puesto clave desde el que pudo reforzar la influencia de los partidarios de Isabel no sólo en la ciudad, sino en todo el reino, al controlar el tesoro real.
D. Andrés de Cabrera
     D. Andrés de Cabrera trabajó denodadamente para que el Rey reconociera como heredera de Castilla a su hermana Isabel, cosa que ocurrió en 1468.
     También apoyó el matrimonio de Isabel con Femando de Aragón, por cuya causa se ganó serias enemistades con los partidarios de La Beltraneja. El Marqués de Villena, junto con Beltrán de la Cueva, planeó asesinarlo a él y a su esposa.
La grandeza y valía de Andrés de Cabrera trascendía de las fronteras de Castilla.
 Los Reyes Católicos en los primeros años de su reinado hubieron de distribuir merced entre los nobles que habían seguido su partido y mostrado su adhesión en las recientes luchas internas.
     A pesar del valimiento del que disfrutaban Andrés de Cabrera y su esposa Dª Beatriz de Bobadilla, el carácter del primero, su gran modestia, le mantuvieron en la penumbra, olvidado, no obstante los importantes servicios que en la causa de Dª Isabel había prestado.
     
     Las Cortes reunidas en Madrid el 13 de Marzo de 1478, a demanda de los Señores Duque de Villahermosa, Conde de Ribagorza, Capitán General de las Hermandades, Don Felipe Rivas, Obispo de Cartagena, Presidente del consejo Real, Diputados Generales y Provinciales de la Hermandad y Procuradores de las ciudades y villas del Reino, solicitaron de los Reyes premios para el de Cabrera. Los soberanos atendieron tal solicitud ampliamente.
     El 15 de Julio de 1479 recibió la merced de comer en tal día de cada año en la mesa real, con sus descendientes y sucesores de su casa. En Octubre visitaron los Reyes Moya, cuyos moradores les recibieron con grandes pruebas de adhesión y acatamiento leal. Y en Julio de 1480 expidieron en Toro el Título de Marqueses de Moya al "Buen Vasallo" y su esposa Dª Beatriz de Bobadilla.
 
      Se les hizo donación de 500.000 maravedíes y por Real Privilegio de 5 de de dicho mes en Toledo y refrendado por Fernando Álvarez, merced de 1200 vasallos en 19 villas con que formaron el Mayorazgo de Chincón, origen de la Casa de los Condes de Chinchón.
 
     El Rey de Portugal quiso llevárselo a su servicio, pero él permaneció fiel a Isabel y Fernando, a quienes entregó el tesoro real depositado en el Alcázar de Segovia.
     Esta vida ejemplar del "buen vasallo" mereció grandes honores y privilegios de los Reyes. Después de confirmado como señor de Moya, en las Cortes de Toledo de Julio de 1480 le nombraron Marqués de Moya, junto a su esposa Beatriz.
 
     Su intervención fue decisiva en los sucesos que siguieron a la muerte del príncipe don Alfonso (1468) y a la del propio rey Enrique (1474).
  ..en señal de reconoscimiento de señorío entregaron las varas de la justicia que en sus manos tenían a la dicha señora reyna e su alteza las tomo e las entrego al leal Andrés de Cabrera mayordomo del dicho señor rey don Enrique e de su consejo e justicia mayor de la dicha cibdad de Segouia que ay estaua presente para que las tenga o de a quien las tenga e use por su alteza el cual dicho mayordomo las rescibio de mano de la dicha señora reyna e las entrego a los dichos corregidor e alcaldes e alguazil que presentes estauan que primero las tenia para que las tengan en su lugar e por la dicha señora reyna.
     Segovia, Diciembre de 1474.
 
      Como recompensa por su apoyo fue ennoblecido por la ya Reina Isabel con el título de Marqués de Moya, Villa conquense que ya le había sido concedida en señorío por Enrique IV en 1463.
 
     Terminada la conquista de Granada en la que el pimer Marqués de Moya y su esposa acompañaron a los Reyes Católicos, éstos hicieron la merced de que todos los años se enviase a los poseedores de la Casa y título de Moya una copa de oro que el día de Santa Lucía hubiera servido en la mesa real en conmemoración del día en que D. Andrés de Cabrera hiciera proclamar a Isabel y Fernando en Segovia, constando así por Real Cédula (Granada, 12 de Septiembre de 1500).
 
    El 16 de Julio de 1.504 el Marqués fundó del convento de Santa Cruz de Carboneras.
 
     También se distinguieron los Marqueses por la protección concedida al Santuario de Nuestra Señora de Tejeda en Garaballa, de tal manera que el 13 de Noviembre del mismo año recibieron el título de Patronos y bienhechores perpetuos de este lugar para sí y sus sucesores.
 
     Posteriormente (1480) Isabel le otorgó el Señorío de Chinchón, de nueva creación, que incluía buena parte del sur de la actual Comunidad de Madrid (entonces perteneciente a la comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia). En el testamento de Isabel la Católica (1504) se dedica un extenso párrafo a confirmar los privilegios concedidos a él y a su mujer
 
     Andrés de Cabrera se había destacado en las luchas internas de la ciudad de Segovia, donde consiguió impedir una revuelta contra los cristianos nuevos. En 1476, sus enemigos aprovecharon su ausencia de la ciudad para provocar un motín que reclamaba su destitución, que la propia Reina negó, acusando de la revuelta al anterior Alcaide, Maldonado.
 
      Participó en distintos hechos de armas de la Guerra de Granada: tomas de Málaga, Guadix, Baza y de la propia Granada, de cuyas capitulaciones fue testigo (25 de noviembre de 1491).
 
     El señorío de Chinchón se convirtió en 1520 en Condado de Chinchón por decisión de Carlos I de España, ostentando el título Fernando de Cabrera y Bobadilla, hijo de Andrés Cabrera. El título permanecería en la familia Cabrera hasta 1738, en que pasa al infante Don Luis.
 
      El primer Marqués de Moya formó el Mayorazgo de esta Villa el 4 de Agosto de 1.511, testando el 10 de Septiembre ante el escribano Alonso Sánchez en Chinchón, falleciendo el día 4 de Octubre del mismo año
 
Página Principal